Reseña de "Ajuste de cuentas", de John Grisham

"Una fría mañana de principios de octubre de 1946, Pete Banning despertó antes del alba, pero no intentó volver a dormirse. Permaneció largo rato acostado en medio de la cama, contemplando el oscuro techo y preguntándose por enésima vez si poseía el valor necesario. Al fin, cuando los primeros rayos del amanecer se colaron por una ventana, aceptó la solemne realidad de que había llegado la hora del asesinato. La necesidad de llevarlo a cabo se había vuelto tan acuciante que no le permitía continuar con su rutina diaria. No podía seguir siendo el mismo de siempre hasta que hubiera cumplido con su propósito. El plan era sencillo, pero difícil de imaginar".


Desde que –según sus propias declaraciones– se aburriera de ejercer como abogado, para reconvertirse en escritor, John Grisham sigue manteniendo su ritmo de un libro al año sin que la calidad se resienta. Puede que no se aparte mucho del mismo esquema de "abogado heroico al rescate", pero siempre logra intrigar y enganchar, lo que no resulta fácil. Pese a todo, el autor ha sentido la necesidad por una vez de apartarse –al menos tímidamente– de su zona de confort en su nuevo trabajo. 

Plaza & Janés edita en España "Ajuste de cuentas", en edición en tapa dura, con sobrecubierta, de 528 páginas, que sale a la venta al precio de 21,75€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 12,34€.



Sinopsis de "Ajuste de cuentas", misterioso asesinato en Mississippi

1946 en Clanton (Mississippi). Pete Baning, veterano de guerra y propietario de una plantación de algodón, trata de superar que su esposa, Liza, haya sido internada en un manicomio. Sus hijos, Joel y Stella, estudian en la universidad, mientras que su hermana, Florry, vive al lado suyo. Un día cualquiera, Pete se despierta con la intención de cometer un asesinato. Con enorme sangre fría se dirige a la escuela metodista local. Al encontrarse con él, el pastor Dexter Bell exclama "Si se trata de Liza, puedo explicarlo". Pero Baning dispara sin piedad tres balas contra él, acabando con su vida. 


Se entrega a la policía pero no quiere explicarse. Organiza su defensa John Wilbanks, abogado que sugiere que alegue una locura temporal, pero Pete se niega. 


Veintiún años antes, Pete conocía a Liza en un baile en Memphis, tras graduarse en la academia militar de West Point. Después de iniciar un apasionado romance, ambos escapan para contraer matrimonio…


Crítica de "Ajuste de cuentas", en busca de nuevos caminos


Una vez más, John Grisham recupera como escenario la ficticia ciudad de Clanton, donde transcurría la trama de su ópera prima, "Tiempo de matar", y que después ha utilizado en "La citación", "Cámara de gas", "El último jurado" y "La herencia". Siguen reinando os elementos de drama judicial y de intriga habituales en la bibliografía del autor, pero se combinan esta vez con la novela de época. En cierta medida, sigue los pasos de William Faulkner, Tennessee Williams y demás autores sureños que han retratado la discriminación racial en el estado de Mississippi –donde creció el propio Grisham– y alrededores. Ya había mostrado interés por este tema, desde su primera novela, sobre una niña afroamericana violada y golpeada por dos supremacistas.


No tiene la estructura habitual de la bibliografía de Grisham, pues aquí no se juega con giros constantes en torno a la resolución de un proceso judicial; ya se sabe desde el primer tramo que el acusado no se va a defender y que le condenan a muerte. Casi parece a ratos un relato de Agatha Christie, pero en donde se sabe quién es el culpable, y se ignora la motivacion. 

El libro está dividido en tres partes, bastante heterogéneas. Sobresale el arranque, pues logra generar una enorme tensión, por lo que se desconoce de la historia. El segundo tramo explica el pasado de los personajes, aportando alguna pista, pero sin llegar a aclarar demasiado, el autor ha preferido recrearse en los datos históricos, en torno a la Marcha de la Muerte de Bataan, acontecida en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial. Al escritor se le da muy bien describir el sufrimiento de los prisioneros de los japoneses. 


La conclusión rescata el tono inicial, y aquí Grisham ha tomado la decisión de seguir dosificando la intriga hasta el final, sin que el lector se desanime. No se acaba de saber lo que ocurrió hasta las últimas páginas (pero muy al final). Los personajes pueden ser algo arquetípicos pero tienen humanidad. Sobre todo dejan poso el granjero heroico, valedor de los derechos de los afroamericanos, pero caído en desgracia, y sus dos hijos enfrentados, Joel y Stella. Puesto que además, el escritor más vendido de Estados Unidos sabe narrar con precisión, nadie quedará defraudado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario