Reseña de "Mi querido asesino en serie", de Alicia Giménez Bartlett

"Está al frente un inspector joven, dicen que muy brillante. Creo que le gustará porque tiene fama de ser casi tan impertinente como usted. En cualquier caso, le recordaré una expresión que ahora está de moda: “Es lo que hay”.

Alicia Giménez Bartlett (AlmansaAlbacete10 de junio de 1951) inició la saga de Petra Delicado en 1996 con "Ritos de muerte". Dio lugar a una serie televisiva, protagonizada por Ana Belén y Santiago Segura, en 1999.

Destino (Áncora y Delfín) publica "Mi querido asesino en serie", en tapa blanda, en edición de 411 páginas, que sale a la venta al precio de 17,57€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 12,34€.

Dos años después de "Crímenes que no olvidaré", de 2015, justo cuando ganó el Premio Planeta con "Hombres desnudos", la escritora recupera a su personaje más emblemático en la que supone la décimoprimera entrega (si se cuenta su inmediato predecesor, compuesto por relatos breves). 


Sinopsis de "Mi querido asesino en serie", equipo a la fuerza

Una mujer cincuentona aparece muerta con signos de terrible violencia, y el rostro desfigurado. El cuerpo lleva consigo una carta de amor anónima que reivindica el asesinato, justificándolo por el amor no correspondido que sentía hacia ella. Pronto aparecen otros casos similares, lo que indica que un asesino en serie anda suelto.

Se ocupa de investigar el caso Petra Delicado, con su inseparable Fermín Garzón, de la Policía Nacional, que sin embargo se verán obligados a formar equipo con el joven Roberto Fraile, inspector de los Mossos d'Esquadra. A la astuta inspectora esta situación no le hace demasiada gracia.


Crítica de "Mi querido asesino en serie", la soledad actual

Tiene el mérito de enganchar, sin que aporte sustanciales novedades  a lo ya conocido por los seguidores de la franquicia, se apoya básicamente en el humor ácido de la narradora y personaje central, tan eficaz como en las obras anteriores, casi siempre en torno a la peculiar relación entre Petra y Fermín, y las vidas personales de ambos. 

Esta vez, se le saca mucha tajada al contraste entre la despreocupada protagonista y el recién llegado Fraile, un oficial demasiado serio, muy trabajador pero menos imaginativo que ella. Tiene enorme interés la subtrama en torno a la vida privada la inspectora, centrada en su relación con Marcos, los hijos de éste y la maquiavélica suegra, que supondrá una ayuda inesperada.

Los incondicionales de la serie la disfrutarán, pues estamos ante una de las mejores entregas. Pero quienes la desconozcan por completo, no deben preocuparse, pues la novela parece estar concebida para que se pueda seguir sin haber leído las anteriores.

"Mi querido asesino en serie" describe muy bien la soledad de la época actual, en la que se da la gran paradoja de que en teoría resulta más sencillo que nunca encontrar relaciones sentimentales, por las modernas webs de contactos, pero en la que sin embargo muchas personas parecen más aisladas que nunca. Por tanto, la búsqueda desesperada de compañía trae consigo riesgos.



 




Crítica de "Eva", de Arturo Pérez-Reverte

"Los pasos a su espalda resonaban cada vez más cercanos y rápidos. Sin duda tenían prisa por alcanzarlo. Había escuchado el grito del enlace al caer en la oscuridad, a su espalda, desde el mirador de Santa Luzia, y el golpe del cuerpo al estrellarse contra el suelo quince o veinte metros más abajo, en una callejuela oscura del barrio de Alfama. Y ahora iban a por él en busca del trabajo completo. De rematar la faena".

No queríamos café, dos tazas (y aún vendrán más). Al año siguiente de "Falcó", y puesto que sus incondicionales le han reído la gracia, Arturo Pérez-Reverte ha escrito la segunda entrega de su nueva saga tras "Alatriste".

Alfaguara ha publicado en España "Eva", en edición en tapa dura, con sobrecubiertas, de 296 páginas, que ha salido a la venta al precio de 19,85€. También está disponible en versión digital para descargar para Kindle, por 10,44€

Argumento de "Falcó", el carguero conflictivo

La acción se desarrolla en 1937. Mientras todo indica que la Guerra Civil será más larga de lo que se había calculado, Lorenzo Falcó debe cumplir una nueva misión para el SNIO (Servicio Nacional de Información y Operaciones), el servicio de inteligencia franquista. Deberá robar 30 toneladas de oro del Banco de España que viajan con destino a Rusia, a bordo del mercante republicano Mount Castle, al que persigue un destructor del lado nacional.

En principio tratará de sobornar al capitán, para que entregue el cargamento.

Pero la situación se complica cuando el protagonista se reencuentra con Eva Neretva, espía rusa con la que vivió una historia de amor, tras salvarle la vida, pero que ahora se revela como una peligrosa rival.

Crítica de "Eva", de Arturo Pérez-Reverte, el hombre que agobiaba a las mujeres

Quienes se sintieran decepcionados con la aventura precedente, abstenerse. Esta vez lleva la acción a Marruecos, por aquello de recordar a "Casablanca", y poco más. Se le debe reconocer al menos, que de nuevo se ha realizado un esfuerzo por mantener la equidistancia con respecto a los dos bandos en conflicto, descritos a través de la mirada descreída del protagonista, que comprueba que ambos presumen de mucho idealismo y tal, pero en el fondo son capaces de las peores acciones. Menos da una piedra.

Poco más. Como se podía preveer, el autor incluye descripciones de escenarios exóticos, para presumir de haberse documentado un montón (aunque en realidad no se ha esforzado mucho). Mantiene la misma ligereza, prodigándose en intrigas folletinescas de tres al cuarto, y numerosos momentos de acción, no muy bien contados. Deslucen sobre todo las escenas dialogadas, con frases caóticas. Por lo demás, el escritor mantiene su estilo seco y conciso de siempre, con el que logra un ritmo en teoría ágil, pero más bien apresurado. Como consecuencia de todo esto, se lee rápido, pero al llegar al final se llega a la conclusión de que si la anterior entrega al menos creaba la historia de cero, ésta no añade muchas novedades.

En cuanto a los personajes, se supone que está ofreciendo más datos sobre Falcó, un hombre amoral que en teoría tiene su propio código de honor, y su 'corazoncito', pero que no es más un arquetipo, de acciones previsibles. Tampoco tiene demasiado interés el personaje femenino, que da título a la novela, por la frialdad con que la describe. Se trata de una socialista convencida de que el clima bélico que asola a Europa resulta necesario para establecer un nuevo orden mundial, lo que en principio promete, pero se queda en casi nada, apenas aparece, y no se entiende muy bien por qué mantiene un romance con Falcó. Si acaso de toda la novela tienen interés los dos capitanes de barco, Fernando Quirós Galán –el republicano– y Antonio Navia –el franquista–, dos astutos individuos cuyo enfrentamiento crea cierta tensión.

Pero el punto más irritante de la obra reside en su erotismo apolillado, pues su protagonista es una especie de James Bond de pacotilla que se acuesta con todas las mujeres a su alcance, desde una aristócrata sevillana a una espía rusa. Acaba resultando desesperante la obsesión del autor por dejar patente que su creación es un macho alfa, sobre todo porque la mayoría de estas aventuras de cama no aportan nada a la trama central, y porque por mucho esfuerzo en presentarle como un tipo que cae bien pese a sus defectos, no deja de ser un 'machito' que en la vida real provocaría que las mujeres pusieran tierra de por medio nada más verle.


Crítica de "El fuego invisible", de Javier Sierra, Premio Planeta 2017

"Yo soy lo que podría definirse como un «experto en palabras». Un profesional. Al menos eso dice mi currículo y el hecho de haberme convertido en el profesor de Lingüística más joven del colegio de la Santa e Indivisible Trinidad de la Reina Isabel, más conocido en Dublín como el Trinity College".

Cofundador de la revista sobre misterios paranormales "Año cero" y director de "Más allá de la ciencia", Javier Sierra  está considerado un gran especialista en esta temática. Ha sido también el primer español en entrar en el top ten de los más vendidos de The New York Times.

Ahora se ha hecho con el Premio Planeta, el reconocimiento literario de mayor dotación económica, sólo por detrás del Premio Nobel de Literatura, con 601.000 € para el ganador y 150.250 € para el finalista.

Su triunfo ha generado opiniones opuestas. Algunos críticos puristas han arremetido contra la elección sin leer su obra, pero por otro lado gran parte del público celebra que el galardón se esté abriendo a autores populares, sobre todo tras la elección el año pasado de "Todo esto te daré", de Dolores Redondo.

Planeta ha publicado "El fuego invisible" en edición en tapa dura, de 480 páginas, que ha salido a la venta al precio de 20,80€. También está disponible en edición digital para kindle, por 12,34€. Aparece justo a tiempo para posicionarse entre los libros más recomendados para regalos de Navidad.

Sinopsis de "El fuego invisible", viaje a España

A sus 30 años, David Salas se ha convertido en el profesor de Lingüística más joven del Trinity College, en Dublín. Su superior más inmediata en el departamento, la doctora Peacock, le sugiere que aproveche el fin del curso académico para pasar unas vacaciones en Madrid, donde le propone ir tras la pista de un coleccionista que vende un antiquísimo libro. En realidad todo es una excusa de Peacock, muy amiga de su madre, para alejarle, y que de esta forma su madre ultime su boda, que él desaprueba.

Una vez en su destino recibe en el hotel la visita de Pau Esteve, joven historiadora del arte que resulta ser ayudante de Victoria Goodman, escritora de best-sellers, que en tiempos estuvo muy unida a su fallecido abuelo. La chica le explica que Goodman quiere verle en el antiguo edificio donde tiene su escuela de escritores. Al final asiste a la cita, donde su anfitriona le pedirá que se una a "La montaña artificial", grupo que tiene como objetivo encontrar el legendario "Santo grial".

Crítica de "El fuego invisible", de Javier Sierra 

Está claro que el autor turolense se ha propuesto ir mejorando con cada nuevo libro, por lo que cada uno supera al anterior. En esta ocasión lanza una reflexión sobre el mundo de las ideas, con personajes reconocibles, escrito en primera persona. Se le debe reconocer siempre que como en sus escritos periodísticos tiene una enorme capacidad para despertar la curiosidad de sus lectores, por lo que resultará difícil que suelten el volumen.

Se centra sobre todo en el personaje central, los demás son más o menos episódicos. Entre los secundarios, resulta especialmente interesante la carismática Goodman. Quienes estén familiarizados con los libros anteriores del autor, detectarán guiños, y autohomenajes. Quizás algunos lectores podrán quedar un tanto desilusionados ante el final, puede que un tanto inverosímil, pero en general se trata de una obra que da lo que promete.

Al tratarse de un libro de misterios esotéricos, quienes busquen un thriller de acción al estilo de Dan Brown, posiblemente se sientan decepcionados, sobre todo en el primer tramo. Allí abundan los flash-backs de la infancia del personaje central, y las descripciones, así que el ritmo es premeditadamente lento. Pese a manejar ingredientes habituales de este tipo de novelas, consigue frescura, sobre todo porque su visión del Grial es diferente a lo acostumbrado, mientras que los datos que ofrece sobre la relación de este cáliz con nuestro país parece bastante documentada, se nota que ha visitado los lugares que cita.

Comprar online "El fuego invisible", de Javier Sierra 

En caso de interés recomendamos Amazon, por la calidad del servicio y la rapidez. Se puede comprar pinchando en los enlaces.

 

Crítica de "Cicatrices", de Ángel Zero

"Yo solo quería a alguien con unos brazos que tuvieran la capacidad de ser ese «a salvo». Que parecen dos palabras sin importancia, pero cuando los miedos te aflojan el cinturón, la vida te deja desnudo".

Ángel Zero (Gijón, 1988) está causando sensación poco a poco. De momento, ha despuntado en redes sociales, tras publicar "Ella", su primer libro, una recopilación de textos dedicados a la persona amada. Ahora llega a las librerías el segundo, de mayor extensión, y mucho más ambicioso, pero que no defraudará ni mucho menos a quienes se han fijado en él.

Tiene como representantes a dos poetas de nueva generación con cuyas obras tiene mucho en común. Por un lado el cantautor Marwan, que afirma que "está enamorado del amor y sus poemas son el fiel reflejo de ese flechazo", y por otro David Martínez Rayden, escritor y rapero, que ha escrito un logrado prólogo. "Amar y abrir el corazón como la primera vez, a pesar de vivir en estos tiempos de odio, capricho y fugacidad emocional, sólo lo puede hacer un loco de remate o un superhéroe que se muere por vivir", explica.

Planeta publica en España "Cicatrices", en edición rústica con solapas, de 286 páginas, que sale a la venta al precio de 12,30€. También está disponible en versión digital para kindle, por 7,59€. Llega al mercado a tiempo para posicionarse entre los libros para regalar en Navidad 2017-208.


Sinopsis de "Cicatrices", el dolor de amar

Al igual que en su libro anterior, fusiona los poemas con prosas líricas, alternando ambas modalidades. Esta vez, reúne 145 cicatrices, que vienen a ser reflexiones sobre el amor en la actualidad.

Tienen gran interés los textos que forman el epílogo, bautizados como "bonus tracks". Consiste en una recopilación de consejos, se diría que para facilitar el proceso de amar y tener pareja. "Guarda siempre la distancia de seguridad. Si te quedas tetrapléjico emocional es bajo tu responsabilidad".

Crítica de "Cicatrices", de Ángel Zero

Toda una sorpresa, ya que habla del dolor como elemento inevitable tras el enamoramiento, apelando a la serenidad que se necesita para hacerle frente. A algún lector veterano podría recordarle al film "Tierras de penumbra", donde un C.S. Lewis encarnado por Anthony Hopkins decía que "el dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces", tras perder a la persona amada.

Este texto vendría a ser el reverso luminoso de aquél, textos muy positivos donde se puede intuir lo que puede ocurrir en el futuro, pero de los que se concluye que se impone concentrarse en el aquí y ahora, se hace necesario disfrutar al máximo del momento bueno, antes de que se acabe.

Se comienza la lectura con continuas sonrisas, evocando los momentos más memorables del enamoramiento, pero el autor acaba hablando del miedo a la soledad, nexo en común de todo el material recopilado. No se trata de un canto a la resignación, aquí se divaga sobre posibles métodos para evitarla, se sugiere por ejemplo en alguna ocasión que la experiencia puede fortalecer las relaciones sentimentales, y se invita a cuidarlas para evitar o al menos retrasar el desencuentro.

Texto fresquísimo, que se lee solo (o sea que entra tan bien que en cuanto te das cuenta ya te lo has acabado), disecciona el amor en la sociedad moderna, marcada por las nuevas tecnologías. Ángel Zero parece muy a gusto en su época, pero a veces se permite alguna crítica constructiva hacia la misma. "Estoy cansado de amores SMS donde los 'te quiero' se envían abreviados con un 'TQ' porque parece que el pasado te ha comido todas las ganas", comenta un pasaje.

Salpica las líneas de golpes de humor ingeniosos, y de referencias a la cultura pop (aquí caben citas hasta a "Sexo en Nueva York", o sea que todo vale). Quizás los lectores de mayor edad teman lo peor cuando comiencen la lectura, pero pronto queda claro que pese a esa visión joven de la vida, subyace una mirada bastante inteligente y lúcida.

Por esta razón, resulta bastante representativa la cicatriz 19, donde el joven evoca a su abuelo, representante de las viejas generaciones, y apela a la nostalgia. Pero que nadie que tenga el libro en sus manos se abstenga de echarle un vistazo a la 50, donde se compara una relación amorosa, con una película, una canción, un libro y una imagen.

Se puede vaticinar una carrera interesante para este recién llegado. O al menos una que conviene seguir de cerca.