Crítica de "El amante japonés", de Isabel Allende

"Alma Belasco estaba tan acostumbrada a mandar y mantener distancias e Irina tan acostumbrada a recibir órdenes y ser discreta que nunca habrían llegado a estimarse sin la presencia de Seth Belasco, el nieto preferido de Alma, quien se propuso derribar las barreras entre ellas".

La veterana Isabel Allende publica con enorme regularidad. Sólo un año después de la amena "El juego de Ripper", la chilena saca al mercado "El amante japonés", su nuevo trabajo.

Por mucho que pase el tiempo, la autora mantiene intacta en sus nuevos títulos la capacidad de seducción que demostró al principio de su carrera con títulos como "La casa de los espíritus" y "Cuentos de Eva Luna", que han quedado en la memoria colectiva.

Sinopsis de "El amante japonés", amor a lo largo de los años

La novela tiene lugar en dos líneas temporales. Irina Bazili, una atractiva joven de 23 años, consigue trabajo en el departamento de administración y asistencia de Lark House, residencia de ancianos lujo situada en las afueras de Berkeley. Debido a un episodio con el que queda clara su inmensa honradez, llamará la atención de Alma, anciana de clase alta que le ofrece un trabajo complementario como secretaria personal. Mientras ejerce esta ocupación, llamará la atención de Seth, nieto de su nueva jefa, que inicia las tareas de escribir un libro sobre su familia, como excusa para estar regularmente junto a la joven.
 
Mientras Irina y Seth revisan papeles de Alma para el volumen, descubren unas cartas enviadas a lo largo del tiempo por Ichimei. Se trata de un hombre de procedencia japonesa al que conoció durante su infancia, pues era uno de los hijos del jardinero de la mansión de sus tíos, donde ella tuvo que instalarse en 1939, cuando tuvo que dejar a sus padres en Polonia por el miedo a los nazis.

Crítica de "El amante japonés", reflexión sobre el desarraigo y otros temas

Sorprenden algunas similitudes con la novela anterior de Isabel Allende, pues también transcurre en San Francisco (su ciudad de adopción) y trata otra vez bastante la relación entre jóvenes y ancianos. La escritora parece conocer muy bien las inquietudes y gustos de los primeros, posiblemente por su enorme devoción hacia sus nietos.
 
Ahí acaban las similitudes, pues por lo general, la chilena se ha esforzado muchísimo por crear una obra con entidad propia, que se distinga por completo de sus anteriores escritos. Ambientada a la perfección, despierta la nostalgia por otros tiempos, sin que por ello se oculten las dificultades de determinados momentos de la historia. En general reflexiona sobre el desarraigo, y describe la angustia vital de quien tiene que dejarlo todo y comenzar de cero por culpa de la intolerancia, los problemas económicos o circunstancias históricas incontrolables. El volumen viene también a ser un alegato sobre la necesidad de mantener los lazos familiares a pesar de las desavenencias de la vida.

En "El amante japonés", la prosa destila frescura. Además, Isabel Allende conserva su indudable capacidad para seducir a cualquier lector y despertarle el interés por el destino de sus personajes, todos ellos muy bien construidos, en especial la dama de la alta sociedad Alma, y el oriental Ichimei. En suma, un libro que no llega a la altura de los mejores trabajos de la autora pero bastante ameno.

Plaza & Janés publica en España "El amante japonés", en edición de 350 páginas, en tapa dura con sobrecubierta, que sale a la venta al precio de 20,81€. También está disponible edición digital para Kindle por 11,39 € .

1 comentario:

  1. Hola
    Muy buena reseña, yo también le dediqué una hace un tiempo, te la dejo por si te quieres pasar. Un saludo
    https://viviendomilvidas.wordpress.com/2015/06/19/356/

    ResponderEliminar