Crítica de "La chica del tren", de Paula Hawkings


“Quiero y no quiero una copa. Si no tomo nada, hará tres días que no bebo, y no puedo recordar la última vez que permanecí sobria durante tres días seguidos. También puedo saborear otra cosa en la boca: una vieja obstinación".

"La chica del tren", de la hasta ahora desconocida Paula Hawkings, nacida en Zimbaue pero de nacionalidad británica y educada en Oxford, ha permanecido la friolera de 16 semanas en el número 1 de la lista de libros más vendidos de The New York Times. Ningún otro libro para adultos había vendido tanto justo después de aparecer a la venta.

Como en otros casos similares, Hollywood ya prepara la adaptación al cine. DreamWorks ha comprado los derechos y tras poner manos a la obra con el guión a Erin Cressida Wilson ("Secretary"), ha reclutado como protagonista a Emily Blunt.

Sinopsis de "La chica del tren", el tren indiscreto

Para llegar a su trabajo, Rachel Watson coge todos los días en Londres el tren de las 8.04. Divorciada, la dificultad para olvidar a su ex, que se ha casado con otra, y se ha convertido en un padre de un bebé, ha condenado a Rachel al alcoholismo.

Desde el vagón todos los días presta atención a dos jóvenes enamorados, a quienes apoda Jess y Jason, que viven una vida aparentemente idílica. Pero un día descubre a la chica, Jess, con otro hombre, y poco después parece haber desaparecido. Mientras la policía investiga a Jason, el marido, Rachel piensa que la noche de los hechos pasó junto a su casa, pero no lo recuerda bien porque había bebido excesivamente.

Reseña de "La chica del tren", buen manejo de la narrativa

Algo tienen los best-sellers cuando el público los bendice con buenas cifras de ventas. En esta ocasión, Paula Hawkings demuestra un enorme dominio de la narrativa, con una estructura muy bien hilada, que combina los puntos de vista en primera persona de tres mujeres, Rachel, Anna y Megan, bastante diferentes (una deprimida, una madre joven y un ama de casa aburrida). Juega además bastante bien con las dos líneas temporales del relato.

Encadena sorpresas, en un estilo que recuerda a las novelas de Patricia Highsmith, y por la alternancia de narradores, a "Perdida", de Gilliam Flynn. Gracias a ellas mantiene en vilo en todo momento al lector, y además indaga –aunque superficialmente– en temas como la ruptura sentimental, la dependencia emocional, la envidia y la violencia. 

La clave de su éxito reside, posiblemente, en sus protagonistas normales y perfectamente reconocibles, que se ven envueltos en hechos turbios y excepcionales. La autora describe a las tres con enorme humanidad, especialmente a Rachel, que a pesar de que en algunos momentos puede caer mal al lector (por su tendencia exagerada a la compasión, y su carácter inestable), acaba suscitando empatía.

Tras el desenlace, "La chica del tren" puede parecer más predecible de lo que se imaginaba, y también menos profunda. Pero en ese momento dará igual, porque se habrá devorado el libro, y se habrán pasado unas horas de lo más ameno.

Planeta Internacional publica en España "La chica del tren" en edición en tapa dura, de 496 páginas, que sale a la venta al precio de 19,50€. También está disponible en formato electrónico a 9,49€.

1 comentario:

  1. Libro con mucho curriculum. Siento decir que no me ha gustado nada, durante las primeras 50 paginas he estado a punto de dejarlo, no me creo que sea un Best Sellers en otros paises, es una novela muy predecible.

    ResponderEliminar