Crítica de "El otro hijo", de Sharon Guskin



“Se vio obligado a reconocerlo: echaba de menos estar metido en un caso. Echaba de menos incluso las máquinas de microfichas que se veía obligado a utilizar antes de que todo estuviera en internet y que estaban invariablemente metidas en un rincón, rodeadas por estanterías repletas de polvorientos atlas y enciclopedias”.

"El otro hijo" supone el debut como novelista de Sharon Guskin, hasta ahora guionista y productora de documentales, como "Stolen" y "On Meditation".

Graduada de Yale y la Escuela de Artes de la Universidad de Columbia, comenzó a documentarse sobre el mundo de los niños cuando trabajó en un campo de refugiados en Tailandia, y más tarde como voluntaria en un hospicio. Vive en Brooklyn con su esposo y sus dos hijos.

Suma de Letras publica en España "El otro hijo", en edición en tapa blanda, de 504 páginas, que sale a la venta al precio de 18,90€ . También está disponible para descargar en e-book, para Kindle, por 8,54€.

Argumento de "El otro hijo", el niño que quería regresar a casa

Al cumplir los treinta y nueve años, Janie Zimmerman decide tomarse unas vacaciones, como una forma de eludir la tristeza. Se traslada a Trinidad, donde una noche se decide a tomar una copa en el bar del hotel. Allí conoce a Jeff, un hombre de Houston con el que mantiene una noche de pasión. Resulta que se queda embarazada.

Cuatro años más tarde, su hijo acude a clases de preescolar, pero se comporta de forma extraña, pues menciona de forma habitual a su 'otra madre', expresa deseos de regresar con ella, y también recuerda la trama de los libros de Harry Potter, aunque nunca los ha leído.

Los psiquiatras y especialistas diagnostican que el chico padece un principio de esquizofrenia. Pero Janie descubre casualmente en un documental al Dr. Jerome Anderson, que durante décadas ha estudiado casos de niños que recuerdan detalles de sus vidas anteriores...

Reseña de "El otro hijo", sobre la reencarnación

Relato materno-filial que acaba resultando muy emotiva, y que además describe la desesperación a la que puede llegar una madre cuando la medicina convencional no puede solucionar el problema de su hijo. Además, a la debutante Guskin se le da bastante bien crear una atmósfera sugerente, mantener la atención del lector, y divagar sobre el mundo de lo sobrenatural.

Aunque en un principio llamará la atención sobre todo del público interesado en el esoterismo y la reencarnación, lo cierto es que su frescura convencerá a cualquier lector, así como su cuidada creación de personajes. El argumento está bien tejido, y se han incorporado bastante bien los diversos elementos de temática fantástica.

No se trata de una novela vacía, pues desarrolla diversos temas, como el perdón, y se critica el funcionamiento de la comunidad científica, que da de lado de inmediato a quienes toman caminos poco convencionales.

(Puede adquirirse pinchando en el enlace).

No hay comentarios:

Publicar un comentario