Reseña de "Sidi", de Arturo Pérez-Reverte

"Desde lo alto de la loma, haciendo visera con una mano en el borde del yelmo, el jinete cansado miró a lo lejos. El sol, vertical a esa hora, parecía hacer ondular el aire en la distancia, espesándolo hasta darle una consistencia casi física. La pequeña mancha parda de San Hernán se distinguía en medio de la llanura calcinada y pajiza, y de ella se alzaba al cielo una columna de humo. No procedía ésta de sus muros fortificados, sino de algo situado muy cerca, seguramente el granero o el establo del monasterio".

Arturo Pérez-Reverte lleva tres años consagrado a las aventuras de su mercenario de la Guerra Civil, hasta el momento tres, "Falcó", "Eva" y "Sabotaje". Ha tenido tiempo también para publicar su novela corta "Los perros duros no bailan" y ahora lanza una novela histórica con El Cid como protagonista. 

El personaje le fascina desde que era un niño. "Novelas como esta son el resultado de una vida", ha declaro en una entrevista para National Geographic. "El primer contacto con ella ocurrió cuando tenía ocho años, en la biblioteca de mi abuelo, que era muy grande y tenía muchos libros ilustrados. Me gustaban mucho, los miraba. Y este libro tenía unas ilustraciones magníficas de Pellicer y unos versos que a veces recitábamos allí en casa".

Alfaguara ha puesto a la venta "Sidi", en edición en tapa blanda, de 376 páginas, que sale a la venta al precio de 19,85€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 10,44€.


Sinopsis de "Siri", tierra fronteriza

Último tramo del siglo XI. Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, obligó a Alfonso VI, rey de León y de Castilla, a jurar en Santa Gadea (Burgos) que no había tomado parte en el asesinato de su hermano, el rey Sancho II, que falleció junto a Zamora en el año 1072.

Como consecuencia, Díaz de Vivar ha sido condenado al destierro. Sobrevive ocupándose de encargos, como el de perseguir en la frontera entre la Castilla cristiana y los reinos musulmanes a una peligrosa partida de unos treinta musulmanes, a los que sigue con Alvar Fáñez y el resto de sus leales hasta un monasterio, que éstos han asediado, sin éxito. Uno de los frailes se une al grupo, puesto que conoce bien la zona. La tropa avanza lentamente, para evitar los estragos del agotamiento, y también porque se espera que al ir cargándose con lo que saquean, los enemigos vayan cada vez más lentos…

Crítica de "Siri", un western de la Reconquista


Se le debe reconocer al antiguo corresponsal de guerra una enorme capacidad para generar polémica y que se hable siempre de él o de sus nuevos trabajos. Esta vez desmitifica al héroe español por antonomasia, mostrándole como un personaje motivado por el ansia de recaudar dinero, lo que ha levantado ampollas desde que se anunció la publicación del volumen. Parece que se ha llevado al personaje a su terreno, pues le ha convertido en un tipo en teoría sin escrúpulos, movido por sus propios intereses, pero que en el fondo tiene ideales y grandes virtudes, en la línea de Alatriste o el reciente Falcó. 

Ha compuesto una especie de western fronterizo situado en la época de la Reconquista. De nuevo recurre a su habitual recurso de utilizar un lenguaje actual, salpicado de palabras de la época recreada, pero seleccionando aquéllas que fácilmente pueda entender el lector. Como cabe esperar, recurre en el resto de la narración a su lenguaje sencillo y seco, con el que se tiene que reconocer que  al menos logra bastante dinamismo. La documentación no parece haberle llevado mucho tiempo, lo que haya tardado en una relectura de "El cantar del Mío Cid", consultar por encima un par de volúmenes históricos sobre el personaje y un rápido vistazo a la wikipedia. Pese a todo, la ambientación resultará convincente para el grueso el público.

Quitando al protagonista, el resto de personajes están descritos a grandes rasgos. A estas alturas, resulta poco llamativo que Pérez-Reverte apenas muestre a personajes femeninos con peso en la trama. Lo tiene una musulmana, la hermana del rey de Zaragoza, pero se trata de un arquetipo que sirve únicamente como interés amoroso del protagonista.

Esta vez se ha esforzado poco con el argumento, pues se limita a narrar una persecución y una batalla. En cualquier caso, salpica la narración de numerosos flash-backs que recrean capítulos puntuales del periplo del Campeador. Da la sensación de que inicia una serie sobre el protagonista, aunque según las declaraciones del escritor no habrá continuación.

En resumen, otra obra en la línea de Pérez-Reverte, que ofrece pocas novedades con respecto al resto de su bibliografía. De esta forma, gustará a sus incondicionales pero tampoco hará cambiar de parecer a quienes no le veneran demasiado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario