Reseña de "Stranger Things: Mentes peligrosas", de Gwenda Bond

"El hombre, que conducía un inmaculado automóvil negro por una carretera llana del estado de Indiana, redujo la velocidad al aproximarse a la puerta de una valla metálica con un letrero que rezaba: ZONA RESTRINGIDA. El guardia apostado allí miró un instante a través de la ventanilla, comprobó la matrícula del coche y le indicó por gestos que siguiera adelante".

En 2016 arrancó en Netflix "Stranger Things", una de las series de mayor éxito del momento, ambientada en los 80 en un pueblecito de Indiana, en el que Will, un niño que pertenece a una pequeña pandilla, desaparece misteriosamente. Creada por los hermanos Matt y Ross Duffer ("Wayward Pines"), conquistó al público, entre otras cosas por su mirada nostálgica a la época, y un estilo que recuerda a las películas de Amblin producidas por Steven Spielberg de la época, y a las novelas de Stephen King. Mientras se estrena la tercera temporada, los numerosos incondicionales han recibido con alegría la noticia de la aparición en librerías de la primera novela que transcurre en el universo de esta ficción televisiva. 


Plaza & Janes publica "Stranger Things: Mentes peligrosas", de Gwenda Bond, en edición en tapa blanda, de 384 páginas, que sale a la venta al precio de 17,94€. También está disponible en edición digital para descargar para Kindle, por 8,54€.


Sinopsis de "Stranger Things: Mentes peligrosas", proyecto MKUltra



La trama transcurre durante el verano de 1969, cuando la sociedad estadounidense empieza a rebelarse contra la Guerra de Vietnam. Terry Ives, joven estudiante en Indiana, se presenta como voluntaria para MKUltra, un proyecto científico que lleva a cabo el gobierno en Hawkings, pequeña localidad de aquel estado. Acaba entre los muros de un laboratorio oculto en mitad de un enorme bosque, donde le administran sustancias psicoactivas.

La muchacha acaba sublevándose contra el doctor Martin Brenner, director del centro, que esconde su participación en una siniestra conspiración. Para ello, tratará de lograr la ayuda de sus compañeros del lugar, Gloria, Terry y 008, una niña con poderes extrasensoriales.

Crítica de "Stranger Things: Mentes peligrosas", conociendo valiosos detalles


El libro tiene detrás a Gwenda Bond, especialista en este tipo de best-sellers, bastante prolífica, que no sólo ha triunfado con títulos como "Blackwood", y la saga de monstruos para niños "The Supernormal Sleuthing Service" (creada junto a Christopher Rowe), sino que tiene experiencia en franquicias de este estilo, ya que se responsabilizó de un par de entregas de la serie "Lois Lane", sobre la novia de Superman. Esta autora de pelo verdiazul acierta por su enorme honestidad, pues desde las primeras páginas deja claro que sabe en qué terreno se mueve, y no intenta inventar la pólvora, pero sí crear cierto suspense.


Quienes se dejen llevar de la mano de Bond disfrutarán de un volumen que ha sabido captar bastante bien el tono de intriga sobrenatural de los capítulos de la pequeña pantalla, sin que su relato parezca una mera copia, pues logra cierta frescura. Los apasionados quedarán encantados, ya que aporta datos sobre la protagonista, Terry Yves, madre biológica de Jane Ives (Once), que aparece por primera vez en un recorte de periódico en el capítulo tres, y después en el seis, interpretada por la actriz Aimee Mullins. Por ejemplo, ¿quién es el padre de la niña?

Lo mejor, que explota las referencias nostálgicas, por ejemplo con constantes alusiones a la cultura pop –los comics de "X-Men", etc.– y a temas musicales antiguos (como cabe esperar del título, en el original "Suspicious Mind", una referencia a la canción de Elvis Presley). Escrito al estilo de informes de laboratorio, se aprovecha que la trama se desarrolla en un momento crucial, cuando el hombre llega a la Luna, y los Beatles se separan. Se dan mucha más importancia a los personajes femeninos, hasta el punto de que los masculinos parecen mera comparsa.

En resumen, se trata de un entretenimiento fácil, pero bien resuelto. La joven Terry y el resto de protagonistas, sobre todo la estudiante de biología afroamericana Gloria y la ingeniera Alice, darían bien la talla si se convierten en sujeto de su propio spin-off en televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario