Reseña de "Carvalho, problemas de identidad", de Carlos Zanon

"La exescritora que aún no sabe que es ex ya se marcha. 
Se bambolea —cofre de madre astur y maneras de padre mexicano— al ritmo que ella misma marca en las teclas del móvil en el pasillo de acceso a los ascensores. Un «Estoy llegando» escrito con pericia sobre la pantalla del iPhone a su marido, un santanderino adicto al Frenadol en sobres y al Babelia de antes de que fuera de antes, prohombre de la edición dura en tapa blanda".

Aunque tengan un estilo literario muy distinto, Carlos Zanon tiene puntos en común con Manuel Vázquez Montalbán, fallecido en 2003. Ambos nacieron en Barcelona, y despuntaron en el campo de la poesía, y de la novela. Por tanto, no resulta sorprendente que los herederos del segundo hayan designado al primero como sucesor para seguir desarrollando la serie protagonizada por el detective Pepe Carvalho, a sugerencia del ya también desaparecido Paco Camarasa, librero conocido por un establecimiento especializado en literatura negra.

La maniobra resulta bastante habitual en el campo de la novela negra, pues por ejemplo Robert B. Parker se hizo cargo de Philip Marlowe, el mayor icono del género, a la muerte del gran Raymond Chandler, completando la obra inacabada de éste "Poodle Springs", y desarrollando un título nuevo, "Perchance to Dream". Más recientemente, el sueco Stieg Larsson ha sido reemplazado por David Lagercrantz para continuar la saga de "Millennium".

Planeta publica en España "Carvalho, problemas de identidad" en edición en tapa dura con sobrecubierta, de 350 páginas, que sale a la venta al precio de 19€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 12,34€.

Sinopsis de "Carvalho, problemas de identidad", muertes y desapariciones

En Madrid Pepe Carvalho recibe una paliza de manos de unos matones, contratados para que deje de ver a su amante, una mujer casada con un importante político. De vuelta en Barcelona, acude a visitarle la madre de una joven desaparecida, deseosa de encontrar alguna pista. El asunto parece estar relacionado con la muerte de varias prostitutas en Montjuit.

También tratará de ayudar a Marina, antigua compañera universitaria, que acude a el para que ayude a Ámelia, una amiga suya que al llegar a casa se ha encontrado con los cadáveres de su abuela y de su hermana pequeña, brutalmente asesinadas.


Crítica de "Carvalho, problemas de identidad", una novela brillante

¿Estamos ante una mera jugada de marketing? Puede ser, pero al menos ha dado como resultado un libro de interés, que al fin y al cabo es lo que interesa.

Desde el inicio queda claro que Carlos Zanón (autor de la excelente "Yo fui Johnny Thunders") tiene una enorme personalidad, no se ha escogido para este trabajo a un escritor insulso, a un mero imitador de Vázquez Montalbán. Quizás esto irrite a algunos puristas de la saga, pero sin duda ha sido la mejor elección, porque al final ha quedado un libro de calidad, que se gana al público casi desde el arranque, con fragmentos bastante inspirados: "Ya empieza a dolerme el cuerpo y elijo que suene Aznavour. Soy consciente de que Aznavour no es una buena elección, porque suele encontrarse examantes a la vuelta de cualquier esquina y les pregunta si han sido felices los últimos veinte años". Sus arranques líricos compensan la falta de originalidad de la trama policíaca, e incluye valiosos homenajes metaliterarios al creador del personaje, que aparece citado como El Escritor.

Si las novelas originales se distinguían por reflejar a la perfección el momento en el que fueron escritas, ésta describe la Barcelona en tiempos del procés, los alquileres turísticos ilegales y Netflix. Aunque Zanon ha mantenido la esencia tanto del protagonista, y su brutal sentido del humor, ahora se ha convertido en un personaje desencantado, con los problemas de identidad a los que alude el título. Esta vez se ha optado por narrar la acción en primera persona, a diferencia de lo que ocurría en las entregas originales, lo que supone un interesante experimento, y permite que el autor se escape de comparaciones (odiosas) con la anterior voz que contaba las peripecias del personaje.

En cuanto a los secundarios, describe a Biscuter como un tipo bastante diferente al descrito por Vázquez Montalbán, pero que finge ser exactamente igual al personaje de ficción, por lo que incluso utiliza el apodo del personaje de los libros. Se presenta al programa televisivo Masterchef, lo que da pie a varios pasajes memorables. No reaparece Charo, la novia prostituta, que ahora forma parte del pasado, todo apunta a que resultaría polémica en la era del #MeToo. Por contra, el autor ha creado a una nueva secretaria, Estefanía Briongos, una mujer inteligente pero algo descarada, en realidad familiar de Ana Briongos, vista en "Los mares del sur".

Por ponerle algún 'pero', la trama madrileña, con continuos viajes del personaje para ver a la que llama su Novia Zombie, no acaban de encajar con el resto de los relatos. Parecen pasajes más propios del universo de Zanon que del de Vázquez Montalbán. Aún así resultan lo suficientemente brillantes como para no interrumpir el ritmo del libro.

Por desgracia, Zanón afirma que sólo le han reclutado para una única entrega, y que seguir la serie perjudicaría su carrera literaria o le encasillaría. Una pena, pues el lector se queda con ganas de más. Recomendado para todos aquellos que quieran disfrutar de buena Literatura, especialmente a los incondicionales del personaje central, pues las continuas referencias les harán bastante felices.




No hay comentarios:

Publicar un comentario