Crítica de "Tierra de campos", de David Trueba

"Papá, y la palabra resonaba al fondo de la cueva de mis recuerdos. Papá, y era mi voz. Papá, despierta, y luego era la voz de mis hijos. Oto, vamos, despierta. Yo dormía. Y cuando duermes te sumerges en un pozo oscuro y profundo donde el tiempo es todos los tiempos acumulados". 

David Trueba ha destacado en especial como guionista de cine, a lo que se dedica desde muy joven, pero también se le debe reconocer el mérito como realizador –obtuvo un Goya por esta faceta– y columnista de el diario "El País".

Como novelista debutó con las intrascendentes pero amenas "Abierto toda la noche" y "Cuatro amigos" (hilarante). Dio un giro tragicómico con "Saber perder", que obtuvo con todo merecimiento el Premio Nacional de la Crítica en 2008.  Tras la correcta pero menor "Blitz", de 2005, el madrileño entrega su siguiente novela.

Anagrama publica "Tierra de campos", en edición en tapa blanda, de 408 páginas, que sale a la venta al precio de 19,86€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 14,24€.

Sinopsis de "Tierra de campos", vieja gloria musical

Tiene como personaje central a Dani Mosca, líder del grupo Las Moscas, que triunfó en el pasado. Mientras trata de superar su divorcio, su padre muere. Un año después del deceso, se pone en marcha para cumplir su última voluntad, trasladar el féretro de cara a enterrarlo en Garrafal de Campos, su pueblo.

Así, Dani acompañará en persona al conductor del vehículo mortuorio, Jairo, un ecuatoriano charlatán. Durante el viaje, Dani rememora diversos momentos de su vida, como su infancia, sus relaciones sentimentales y la formación de su conjunto musical.

Crítica de "Tierra de campos", todo tiene su final

Cautiva desde el principio por sus acertados golpes de humor, pero después adentra al lector en su fondo tragico. Llaman mucho la atención sus descripciones costumbristas, que recuerdan a la mirada negra y aguda de Rafael Azcona, amigo del autor en vida. 

Lo mejor del folumen son sus personajes, como el propio protagonista –que se parece a recordados astros de la Movida Madrileña–, Animal, el brutote bajista de la banda, la japonesa Keia, y sobre todo Gus, la gran estrella del grupo, pues el libro sube en intensidad si cabe cada vez que aparece.

El autor logra una enorme agilidad en el relato, con narración en primera persona del protagonista, que interactúa con personajes reales, como Antonio Flores o Joan Manuel Serrat. Como numerosas incursiones en este mundillo, advierte del lado oscuro de la fama, y de los peligros de los excesos, pero también habla de la amistad, temática omnipresente en la obra de este creador. De la misma forma, se reflexiona sobre la identidad, y la necesidad del ser humano de conocer sus orígenes para descubrir quién se es en realidad. Aboga por un retorno a la sencillez, cuando se corre el peligro de dejarse llevar por el personaje que uno mismo ha creado para triunfar en una profesión artística, lo que parece estar reservado, sobre todo en el terreno de la música, a quienes son tan complejos como contradictorios. 

Pero sobre todo aborda los efectos del paso del tiempo, y de la dificultad para aceptar que todo finaliza poco a poco. De la misma forma que los padres fallecen, los días de gloria pasan al olvido, y las historias de amor llegan a su punto y final. Con la madurez se empieza a entender que esto es inevitable, pero se sigue sintiendo un enorme dolor.

Comprar online "Tierra de campos"  

Recomendamos utilizar Amazon, por la comodidad, seriedad y rapidez en los envíos. Se puede comprar pinchando en el enlace. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario