Reseña de "Sumisión", de Michel Houellebecq

"Solo la literatura permite entrar en contacto con el espíritu de un muerto, de manera más directa, más completa y más profunda que lo haría la conversación con un amigo, pues por profunda, por duradera que sea una amistad, uno nunca se entrega en una conversacion como lo hace frente a una hoja en blanco, dirigiéndose a un destinatario desconocido".
 
"Soumission (Sumisión)", la novela sobre el islam de Michel Houellebecq, se publicó casualmente en Francia  el 7 de enero, el mismo día del desgraciado atentado de Charlie Hebdo. Así había sido programado meses atrás, por lo que se trata de una triste casualidad. Conmocionado, el escritor se ha visto obligado a retrasar la promoción del libro durante semanas. Cuando ha iniciado la gira promocional, ha tenido que viajar rodeado de guardaespaldas.

Su premisa no podía ser más polémica, pues plantea la posibilidad de que un partido musulmán moderado llegue al poder en Francia en 2022, tras un segundo mandato del socialista François Hollande. Como era de esperar, ha dado mucho que hablar, y la primera edición, de 150.000 ejemplares, se agotó en tres días.

Asegura que no ha querido dar que hablar artificialmente con su trabajo. "No argumento cosas que considere falsas sólo para poner nervioso a los demás", explica el autor galo.
Anagrama ha publicado en España "Sumisión", de Michel Houellebecq, en edición de 282 páginas, en tapa blanda que ha salido a la venta al precio de 18,90 €. También está disponible en edición digital por 9,49€
Sinopsis de "Sumisión", elecciones generales

La acción transcurre en un futuro próximo, concretamente en el año 2022, cuando el profesor universitario de Literatura François, experto en Joris-Karl Huysmans, atraviesa a sus cuarenta y tantos años una crisis personal. No sólo no le ve sentido a su actividad docente, sino que se ha dado cuenta de que a pesar de mantener una relación cada año lectivo con una de sus jovenes alumnas, se encamina hacia un futuro marcado por la soledad.

Mientras tanto, las encuestas pronostican en las inminentes elecciones generales una caída de los socialistas y los conservadores, una leve subida del Frente Nacional, y un inusitado ascenso del nuevo partido islámico moderado, que lidera Mohammed Ben Abbes. En un hecho sin precedentes, pasan a la segunda vuelta estos dos últimos, desbancando a los partidos tradicionales.

Como consecuencia, la población se siente desorientada, y se suspenden las clases universitarias. El propio François decide dejar París unos días. En ese tiempo el partido de Ben Abbes gana los comicios...

Reseña de "Sumisión", política ficción creíble

En lo que corresponde a la parte de política ficción, Houellebecq logra resultar bastante creíble, dando pie a la reflexión sobre la dirección que toma actualmente la sociedad contemporánea. En algunos pasajes, el libro adopta el tono del subgénero apocalíptico, sin renunciar a la verosimilitud.

"Sumisión" capta el interés gracias al protagonista, muy propio del universo del autor. Se trata de un perfecto representante de la perplejidad y las carencias del hombre moderno. Con la mordacidad habitual del francés, el texto desgrana una vez más las consecuencias del concepto tradicional de familia y la liberación sexual en las generaciones inmediatamente posteriores. Describe de forma descarnada el mundo actual, cuando el hombre parece gozar de una libertad sin precedentes, que le ha conducido a la infelicidad. El libro acaba preguntándose si es necesario renunciar a algunos avances para recuperar la ilusion por vivir.

Ilustre representante de la élite intelectual, François sufre una insana obsesión por las relaciones sexuales, al tiempo que sufre enormes carencias afectivas. Por ejemplo, la despreocupación hacia sus padres resulta incluso impactante, así como la constatación de la paradoja de que cuando internet facilita las relaciones de pareja, en realidad condena a muchos adictos a las webs de contactos al ostracismo. Al contrario que en otros de sus trabajos, esta vez el autor se esfuerza por buscar una salida, en el campo de la espiritualidad. No por casualidad el libro está plagado de referencias al autor converso al catolicismo Joris-Karl Huysmans, al que en la ficción el protagonista le ha dedicado su tesis doctoral.

Por momentos, el ácido Michel Houellebecq recupera la altura de "Las partículas elementales" y "Plataforma", sus mejores trabajos. Pero atraviesa un bajón de ritmo hacia la mitad, como si el autor se hubiera cansado de su propia obra, que sólo remonta en el desenlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario