Crítica de "Tomás Nevison", de Javier Marías

“Yo fui educado a la antigua, y nunca creí que me fueran a ordenar un día que matara a una mujer. A las mujeres no se las toca, no se les pega, no se les hace daño físico y el verbal se les evita al máximo, a esto último ellas no corresponden. Es más, se las protege y respeta y se les cede el paso, se las escuda y ayuda si llevan un niño en su vientre o en brazos o en un cochecito, les ofrece uno su asiento en el autobús y en el metro, incluso se las resguarda al andar por la calle alejándolas del tráfico o de lo que se arrojaba desde los balcones en otros tiempos, y si un barco zozobra y amenaza con irse a pique, los botes son para ellas y para sus vástagos pequeños (que les pertenecen más que a los hombres), al menos las primeras plazas”.

Javier Marías ha aprovechado el aislamiento del coronavirus para terminar su nueva novela. "Si leer una novela puede ayudar a abstraerse, más todavía escribirla, aunque sea tarea infinitamente más lenta y ardua", comenta en una entrevista. Durante el confinamiento estricto, y más tarde, "Tomás Nevison" fue un refugio durante unas horas al día.

Parece que entre otras cosas pretende desenmascarar la hipocresía social que nos invade. "Casi todo el mundo gusta de pensar bien de sí mismo, y que sería incapaz de matar a sangre fría, bajo ninguna circunstancia. Pero mucha de esa gente no se inmuta cuando por ejemplo la policía mata a un terrorista que acaba de matar a transeúntes pacíficos o aún los está matando. Más bien siente alivio".

Alfaguara publica "Tomás Nevinson", en edición en tapa blanda, de 688 páginas, que sale a la venta al precio de 21,75€. También está disponible en versión para descargar, para Kindle, por 10,44€.

Sinopsis de "Tomás Nevison", Matar o no matar

Retoma al personaje aludido en el título, Tomás Nevison, marido de Berta Isla, protagonista de su trabajo anterior, con la que tuvo dos hijos. Como recordarán quienes leyeran aquélla, se trata de un espía del servicio secreto inglés ya retirado. La acción transcurre el año 1997, cuando Bertram Tupra, su antiguo jefe en Oxford, acude a Madrid para pedirle a Nevinson que localice a la mujer que participó en los atentados de ETA en el Hipercor de Barcelona, y en los de Zaragoza. 

Lleva consigo la fotografía de tres sospechosas. Nevison deberá descubrir quién es la culpable, y asesinarla cuando lo descubra. Pero Tomás se pregunta si resulta ético quitarla de en medio cuando han pasado diez años desde los trágicos sucesos en los que participó. Puede que tras abandonar el terrorismo, ahora lleve una vida tranquila, y posiblemente familiar.

Crítica de "Tomás Nevison", una nueva obra maestra

Cada nuevo trabajo de Javier Marías entusiasma, por lo que se tiende a calificarlo siempre como una de sus mejores obras. Este último no desmerece, ni echa por tierra las altas expectativas que se tienen sobre él, si bien conviene recordar que tiene en su bibliografía trabajos tan sólidos como "Todas las almas", "Corazón tan blanco" o la trilogía "Tu rostro mañana". 

Sobre todo habla de dilemas morales irresolubles, sobre todo si deben prescribir los delitos, incluso en el caso de los más terribles. Pero también reflexiona sobre la injusticia, la venganza, y la incapacidad para ponerse en la piel de los demás. Por último está bastante presente el azote de las fake news, pues se denuncia la credulidad extrema de la población en los últimos tiempos.

Compleja y ambigua como la vida, el espectador no sabe muy bien de parte de quién ponerse, pues al autor no le van los personajes estereotipados. Este escritor suele introducir muchos elementos de humor en sus trabajos, aunque esta vez se tiene la sensación de que se ha divertido metiendo más que nunca, sin que ello le quite tensión dramática al conjunto, ni calado. Se necesita un maestro de las letras para una hazaña así.

A su personaje central le describe el miembro de la Real Academia de la Lengua con todo lujo de detalles, y enorme sutilidad. Estamos ante un hombre carcomido por sus eternas dudas que ha sido educado al estilo clásico, como deja claro la primera frase de la obra. No sólo recupera a Nevison de anteriores novelas, sino que el misterioso Bertram Tupra ya aparecía en "Tu rostro mañana". Tienen tridimensionalidad los recién llegados, como María Viana, una de las mujeres a quienes el protagonista conoce en la ciudad ficticia de Ruán.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario