Crítica de "En plena noche", de Mikel Santiago


"El primer recuerdo es la línea de la carretera. Era como una larga serpiente de neón blanco y, joder, si te fijabas, hasta tenía escamas. Los faros del coche la iluminaban y yo la seguía con la mirada, esperando que en algún momento llegaríamos a ver su gran cabeza. Me la imaginaba como una víbora albina de ojos rojos y sonrisa terrorífica. Así que al principio la estuve mirando no sé cuánto. Diez minutos o media hora. No sabría decirlo".

"Primero veremos qué tal funciona "El mentiroso" y luego ya veremos si crearé toda una saga en Illumbe", decía Mikel Santiago en relación a la ciudad ficticia inventada para su estupenda novela "El mentiroso". El libro logró un enorme éxito de público, y críticas elogiosas, por lo que menos de un año después regresa a este territorio en "En plena noche", su sexta novela. Aunque se puede leer de forma totalmente independiente, tiene puntos de conexión con aquélla, aparte de que transcurra en la misma localización que el protagonista sea otra víctima de Félix Arcarazo, escritor odiado en el lugar porque había tenido un enorme éxito con un libro en el que divulgaba secretos de los habitantes del lugar.

¿Cómo logra publicar tan rápido y mantener el nivel? Al parecer, se impone cierta disciplina, pero sin autoesclavizarse. "Por la mañana me tomó un café, me pongo unos auriculares y releo las 1000-2000 palabras que escribí ayer", apuntaba en una entrevista. "Después, retocó una frase, otra, otra… hasta que cojo el ritmo y escribo otras dos o tres horas. Nada más. El resto del día es para gestiones, las redes, mi familia y mi guitarra".

Ediciones B publica "En plena noche", de Mikel Santiago, en edición en tapa blanda con solapas, de 661 páginas, que sale a la venta al precio de 20,80€. También está disponible para descargar en formato .mobi, en versión e-book, por 7,59€.

Sinopsis de "En plena noche", el regreso del roquero

Años atrás, Diego Letamendia (que utiliza como apellido artístico León) estaba considerado una de las grandes estrellas del rock español. Hasta que (por la obra del citado Arcarazo, "El baile de las manos negras", que a su vez dio lugar a un documental televisivo) salió a la luz la desaparición de su novia, Lorea, tras un concierto en Illumbe de Deabruak –el grupo que lideraba antes de emprender una carrera en solitario–. Aunque no aparecieron pruebas en su contra, las explicaciones que ofreció a la policía no resultaban convincentes. 

Tras veinte años sin pisar la localidad, y establecido en Almería, se entera de la muerte en un extraño incendio de Bert, uno de sus compañeros del conjunto, así que planea acudir al funeral, en una visita rápida en la que se hospeda en el camping del lugar. Al concluir las exequias se le acerca Cristina, novia del fallecido, que le explica que tiene que hablar con él a solas. Está convencida de que a Bert le asesinaron, y aunque Diego León piensa en un primer momento que la muchacha puede estar desequilibrada, descubrirá evidencias de que tiene razón. Además, la muerte está  relacionada con la ausencia de Lorea.

Crítica de "En plena noche", una obra muy personal

Si en "El mentiroso" Mikel Santiago conseguía enganchar al espectador todavía más que con sus libros anteriores, ahora lo vuelve a conseguir, gracias a su estilo dinámico, a su habilidad para completar los puntos que ha ocultado del relato mediante flashbacks, y a que introduce continuos hallazgos y giros, hasta concluir con un final bien hilado. Parece que el narrador se hace amigo del lector –en este sentido recuerda a Stephen King, una de sus influencias reconocidas– por lo que todo lo que narra se hace cercano, a lo que se suma que escribe con una gran frescura.

Pero además el de Portugalete ha firmado una obra más sentida y personal, donde se nota que al pertenecer también al mundillo del rock (tiene su propio grupo y ha vivido los 90, la época dorada del rock vasco), sabe de lo que habla, por lo que se podría decir que estamos ante su obra más personal. La disfrutarán sobre todo apasionados de la música. Aunque al novelista vizcaíno siempre le ha gustado introducir alusiones a clásicos roqueros, por la temática de esta obra, se alude a muchas más canciones que en otras ocasiones, sobre todo de The Black Crowes, aunque también de Bruce Springsteen, The Beatles, y otros de habla hispana, como Los Rodríguez y Fito y Fitipaldis. Se pueden escuchar todas –como banda sonora del volumen– a través de la web del autor.

Por esta razón, cobran enorme importancia los elementos nostálgicos. Pese a que el escritor siempre se ha distinguido por cuidar a sus personajes, en esta ocasión destilan más autenticad que nunca, todo indica que están inspirados en gente conocida. Sobre todo resulta llamativa la profundidad de Diego, el personaje central, los antiguos componentes de su grupo, Nerea Arruti –la ertzaina que investiga el asunto–, Ángela –encargada del camping– y el chulo arrogante Mikel Artola. 

Estamos ante una novela trepidante, donde Mikel Santiago exhibe su pulso narrativo, y abundan las secuencias imaginativas. Por otro lado, no resulta una novela frívola, pues se introducen algunas reflexiones sobre el paso del tiempo, la madurez que se adquiere con la edad, y la amistad, que sobrevive a los contratiempos. También cobran una enorme importancia las críticas a las modernas redes sociales, que pueden generar dependencia y donde tienen lugar juicios paralelos en los que se cancela para siempre a quien sin haber sido condenado por un juez, se considera indeseable, por cualquier motivo. Estas notas dan que pensar, e invitan a seguir en el futuro de cerca la trayectoria del autor, a quien ganar en madurez le sienta bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario