Reseña de "La ley de la fusta: Pandemonium (Libro I)", de Julia L. Sánchez

"Muchos años después, aunque nunca estuvo delante de un pelotón de fusilamiento, había de recordar aquella tarde remota en la que por vez primera sintió ese calor frío. Su vida tomó un giro inesperado después de experimentarlo. No sabía bien qué edad tendría, posiblemente nueve años, acababa de contemplar sus dibujos preferidos en televisión, una serie protagonizada por unos bebés a los que su abuelo les había contado una historia de piratas, así que jugaban a convertirse ellos mismos en bucaneros". 

Se desconoce todo sobre el autor de la novela erótica revelación de este año, firmada por J.L. Sánchez, que posiblemente corresponda a Julia L. Sánchez, según rumores. Cabría argumentar que el tipo de sensibilidad con las que están descritas las secuencias más pornográficas, de BDSM y CFNM, corresponden a una mujer heterosexual, aunque esto siempre resulta difícil de adivinar.

En el volumen sólo se especifica que proviene del mundo del periodismo y la comunicación, y algún dato más. "Aunque ha escrito diversos ensayos, se trata de su primera novela, en la que ha plasmado numerosas experiencias reales, mezcladas con relatos escuchados a lo largo de su vida a personas que practican el BDSM, ya que se le da muy bien escuchar", se afirma en la contraportada.

Alfaguarra publica en España "La ley de la fusta", en edición en tapa blanda, de 175 páginas, que sale a la venta al precio de 8,53€. También está disponible en versión para descargar para Kindle, por 6,90€.

Sinopsis de "La ley de la fusta", la joven pasante

La veinteañera Laura alterna su ocupación como pasante en un importante despacho de abogados con su pasión por el sado-maso, de tal manera que cuando acaba su jornada laboral, suele quedar con sumisos –a los que casi siempre conoce a través de internet– para ejercer como ama, llevando a cabo prácticas como la humillación, ceras, pinzas, agujas, bondage y spanking, entre otras. Un día se excede en la dominación de un tal Carlos, al que acaba de conocer, lo que causa la indignación de sus dos compañeras de piso.

Cuando D. Torcuato Escudero, máximo responsable de su bufete, le encarga recuperar una tarjeta de memoria que se ha llevado una empleada, Laura decide dedicarse en cuerpo y alma a este trabajo, con el objetivo de hacer méritos, por si al final logra un contrato indefinido. Pero no se imagina que cuando trate de cumplir con su tarea descubrirá una terrible red de corrupción que le supera. Pese a todo, no se rendirá hasta conocer la verdad, y conseguirá la ayuda de Ontiveros, un curioso sargento de policía.

Crítica de "La ley de la fusta", intriga y erotismo

Todo un soplo de aire fresco, pues combina erotismo y sentido del humor. Por un lado, describe el mundo del sado-maso con un enorme realismo, todo indica que la escritora se ha documentado bastante bien. También cabría suponer que comparte en mayor o menor grado las mismas inquietudes eróticas que su personaje central, pues parece que ha desnudado su alma. Aparte, las peripecias de Laura están descritas con gracia, hasta el punto de que durante la lectura del tomo para llevar a cabo esta reseña, me han entrado ataques de risa en el metro, por lo que los demás viajeros me miraban como si estuviera loco. Pocas veces se publican novedades tan tronchantes como ésta.

Por si todo esto fuera poco, su trama de suspense funciona a la perfección, pese a no complicarse demasiado. El libro está lleno de giros que atrapan desde el primer momento al lector. De esta forma, entran ganas de leérselo prácticamente de un tirón. Está escrito con un estilo bastante dinámico, lo que deriva en un ritmo bastante ágil para la lectura.

Describe en profundidad al personaje central, una chica con inquietudes poco usuales, pues desde niña siente pasión por la dominación femenina, pero aún así bastante humana. Aunque se comporta como una mujer fuerte, se adivinan sus puntos débiles, lo que la convierte en una creación de carne y hueso. Entre los numerosos secundarios que desfilan por las páginas de "La ley de la fusta", destaca el sargento Ontiveros, aguerrido y enamoradizo policía, del que se echa de menos que aparezca más, aunque todo indica que en el futuro tendrá una mayor presencia. Otros personajes, como el ama de casa con doble vida María Elena, tienen tanto interés que bien podrían haber dado lugar a un libro propio.

En resumen, un libro bastante recomendable, que deja con ganas de más, por lo que cabe esperar la publicación del libro II de la saga "Pandemónium" (no se indica de cuántos tomos consta la serie).

2 comentarios:

  1. Estupendo libro. Me ha encantado. Superó con creces mis expectativas. Tanto Laura como el sargento Ontiveros me parecieron personajes memorables.

    ResponderEliminar
  2. Memorable. Sobre todo tiene mucha gracia, aunque pienso que se trata de un libro provocador, lo que tiene mérito hoy en día, cuando ya está visto todo.

    ResponderEliminar