Crítica de "Bellas durmientes", de Stephen King y su hijo Owen King

"Su mariposa y otras diez mil se elevan desde la copa del árbol en una nube crepitante de color parduzco. El enjambre ondea en el cielo hacia los pinos replantados de aspecto enfermizo que se alzan más allá del prado. Evie se levanta y lo sigue. Los tallos crujen bajo sus pies, y la hierba, que le llega a la cintura, le araña la piel desnuda. Mientras avanza en dirección al bosque triste, talado casi por completo, percibe los primeros olores a sustancias químicas —amoníaco, benceno, petróleo y otros muchos, diez mil cortes en un solo pedazo de carne— y abandona la esperanza que, sin darse cuenta, albergaba".

El hijo mediano de Stephen King y la también escritora Tabitha Spruce, Joe Hill, ha demostrado su valía siguiendo el sendero de sus padres, en "El traje del muerto" y "Cuernos". Pero se conoce mucho menos al menor, Owen King, que debutó en 2005 con "Todos a una" recopilación de tres relatos y una novela corta, libro seguido de la novela "Double Feature" de 2013. Ahora, es el responsable de la idea original de un volumen que ha escrito conjuntamente con su ilustre padre.

Plaza & Janés lanza en España "Bellas durmientes", en edición en tapa dura con sobrecubierta, de 768 páginas, que sale a la venta al precio de 24,60€. También está disponible en versión para descargar por 12,34€.

Sinopsis de "Bellas durmientes", pandemia global

En Dooling, pequeña ciudad de los Apalaches, empieza a propagarse entre la población femenina un virus que será bautizado como Aurora, por el personaje de "La bella durmiente". Las contagiadas se quedan dormidas, y se cubren en su totalidad de una especie de capullo blanco pegajoso. Si se intenta despertarlas resulta que se han vuelto agresivas, son capaces de aniquilar a quien se acerque.

En la prisión de mujeres de la localidad, las presas sucumben progresivamente a esta dolencia. Mientras tanto, el Dr. Clint Norcross, psiquiatra del centro, esposo de Lila, la sheriff del distrito, empieza a sospechar que una de las internas, Evie Black, recientemente arrestada por el asesinato de un violador, puede tener la clave para resolver el problema. Ésta manifiesta habilidades psíquicas con las que lee las mentes o controla a grupos de ratas, y parece inmune a la epidemia.

Crítica de "Bellas durmientes", un mundo sin mujeres

La asociación paterno-filial ha despertado el interés de los apasionados del género fantástico, pese a que las primeras críticas en Estados Unidos no han sido demasiado favorables. Se le achaca un excesivo número de páginas, y un feminismo falso y oportunista, construido a base de tópicos, pues en el volumen las mujeres están idealizadas, sólo dan lugar a lo bueno, mientras que los hombres son los responsables de todo lo malo. Ellas se van a otra dimensión, dejando un mundo sólo de hombres que por tanto se convierte en un gran desastre. Quizás se hayan exagerado las descalificaciones, pues en el fondo el libro ofrece reflexiones útiles a un problema tan de actualidad como es el de la igualdad de géneros.

Ciertamente, le falta algo de tensión en el tramo inicial, desviando la atención del lector a secuencias poco atractivas, que apenas hacen avanzar la acción. Aparecen demasiados personajes, de hecho al principio aparece un listado de 71 protagonistas para que el lector no se pierda.

Pero los incondicionales del género fantástico la encontrarán lo suficientemente amena, sobre todo cuando el relato se desvía al mundo alternativo, con animales parlantes como zorros, ratas y tigres. Además, la acción se convierte en un duelo épico que recuerda a otros trabajos de Stephen King, como "Apocalipsis", del principio de su extensa carrera. Destaca la utilización de elementos sacados de cuentos tradicionales, pero modernizados, a los que se saca mucho provecho.

Los personajes quizás no sean demasiado novedosos para quien conozca la trayectoria del autor de Maine, pero cumplen su función. Entre todos, sobresale la sheriff Lila, que tiene una profesión considerada exclusivamente para hombres, pero está convencida de que las mujeres la desempeñarán mejor, porque poseen un don natural para imponer el orden.

Comprar "Bellas durmientes"

En caso de interés, se puede comprar pinchando en los enlaces. Recomendamos Amazon, por la calidad del servicio y la rapidez en los envíos.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario