Crítica de "Berta Isla", de Javier Marías

"Durante un tiempo no estuvo segura de si su marido era su marido. A veces creía que sí, a veces creía que no, y a veces decidía no creer nada y seguir viviendo su vida con él, o con aquel hombre semejante a él, mayor que él. Pero también ella se había hecho mayor por su cuenta, en su ausencia, era muy joven cuando se casó".

Pocos aficionados a la lectura desconocerán la obra de Javier Marías, considerado uno de los grandes escritores en Español vivos, y miembro de la Academia Española de la Lengua. Con "Berta Isla" completa el denominado "Ciclo de Oxford", ahora tetralogía tras "Todas las almas", "Negra espalda del tiempo" y "Tu rostro mañana".

Alfaguara publica "Berta Isla" en edición en tapa blanda, de 542 páginas, que sale a la venta al precio de 20,80€. También está disponible la versión para descargar, para Kindle, que cuesta 10,44€.

Sinopsis de "Berta isla", la mujer que espera

Años 60. Berta Isla se enamora perdidamente en el instituto de Tomás Nevinson, joven de madre español y padre británico superdotado para los idiomas, capaz de imitar voces y acentos. Tras casarse con él, se siente la mujer más feliz del mundo; nada puede salir mal. El matrimonio tiene dos hijos.

Pero el marido pasa largos períodos fuera; a Berta le toca esperarle durante mucho tiempo, sin saber cuándo va a regresar. La esposa ignora que mientras estudiaba en Oxford, Nevinson fue reclutado para los servicios secretos.

Crítica de "Berta Isla", un trabajo brillante

Narrado a dos voces, por un narrador omnisciente, y la protagonista en primera persona, resultaría extraño que el texto no fuera tan técnicamente prodigioso como el resto de la obra de Javier Marías. Aquí en todo caso el lector queda a veces tan deslumbrado con su utilización de sus palabras, que queda en segundo plano el sentimiento. Tampoco sorprenderá a sus lectores habituales que la trama esté tan bien compuesta como un mecanismo de relojería, ni que abunden los personajes estrafalarios o las notas de humor hilarantes.

Como cabe esperar en el autor, salpica el texto con numerosos homenajes, sobre todo a William Shakespeare, omnipresente en su obra, pero también a T.S. Eliot, Charles Dickens y Homero, pues el personaje que da título a la novela viene a ser una suerte de moderna Penélope. Recupera algunos temas de la reciente "Los enamoramientos", sobre todo la comunicación entre vivos y muertos, y el del lado oscuro del espionaje, visto en "Tu rostro mañana" (reaparecen con un papel clave Peter Wheeler y a los reclutadores del MI6 británico, de aquella novela).

Pese a tanta reiteración de elementos ya conocidos, no le falta frescura. Marías construye una historia de espías que consigue intrigar, que guarda diversas sorpresas, y que tiene diversas escenas memorables. Estamos ante una de las obras más redondas del autor desde hace mucho tiempo, no cabe duda de que no ha perdido la forma.

Llena de elementos de la la novela romántica, se diría que habla sobre todo acerca de la necesidad de enamorarse, pero advierte de que nunca se puede conocer del todo al objeto de nuestra devoción. Y también llega a la conclusión de que el azar tiene un papel predominante en nuestra vida, cualquier decisión puede tener efectos insospechados y cambiarla.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario