Crítica de "Donde aúllan las colinas", de Francisco Narla

"Venía trotando por la cresta de la montaña, bajo las sombras cuarteadas de los pinos, entre tojos y pizarra, al través del monte. De regreso tras su última batida, con el pellejo de una liebre preso en las fauces. Caía la tarde y él volvía a la lobera. Fue entonces cuando aquella pestilencia lo abofeteó".

Francisco Narla (Lugo, 1978), comandante de aviación, se consagró como escritor con "Assur", imprescindible novela histórica que reconstruye la época de los ataques vikingos en Compostela durante la Reconquista. En su último trabajo vuelve a indagar en otro episodio clave, la conquista de la Península Ibérica por parte de los romanos.

La editorial Planeta ha publicado "Donde aúllan las colinas", en edición en tapa dura, con sobrecubierta, de 252 páginas. Sale a la venta al precio de 18,90€. También está disponible para descargar en versión electrónica, por 11,90€. Ideal para quienes tengan pensado regalar libros en la Navidad 2016.

Sinopsis de "Donde aúllan las colinas", que viene el lobo

Galicia, en la época de la invasión romana. Lucio Trebellio dirige a un grupo de legionarios en busca de unas minas de oro.

Para recoger información de los miembros de una tribu de la zona, el grupo se hacen pasar por exterminadores de alimañas, que se ofrecen para acabar con los lobos que se comen los ganados. Mientras cumplen con esta tarea, aniquilan a una loba embarazada. Pero la pareja de ésta, un macho enfurecido, perseguirá en busca de venganza a los soldados, mientras éstos tratan de regresar a Roma.

Reseña de "Donde aúllan las colinas", el regreso de la aventura clásica

En esta ocasión el autor mezcla historia con naturaleza. Se agradece que Francisco Narla mezcle la esencia de las leyendas transmitidas de generación en generación, donde el lobo solía tener mucha presencia (casi siempre negativa), con las novelas de Jack London, en la línea de "La llamada de la selva" y "Colmillo blanco", mientras que a ratos recuerda a autores muy españoles, como el siempre preocupado por la naturaleza Miguel Delibes.

Como es habitual, Narla se distingue por su rica utilización del lenguaje, con el que esta vez consigue un tono muy lírico. Reflexiona en torno a la ambición humana, capaz de acabar con el Medio Ambiente por su propio interés. Todo está impregnado de enorme realismo, por lo que se deduce que ha llevado a cabo una intensa labor de documentación. A nivel histórico, cautiva con elementos como la presencia de Julio César en el norte de Hispania. Al parecer fue real, aunque se conocen pocos datos, así que el escritor consigue una imaginativa suposición de cómo debió ser su visita.

También resulta muy creíble y estudiada su descripción del comportamiento del lobo, el personaje central, al que le atribuye reacciones casi humanas, como la compasión y la ira, pero plausibles en el animal. Quizás sea la parte más compleja de escribir, pues no se trata de un lobo parlanchín al estilo de "El bosque animado", por lo que la acción avanza sin diálogos, sólo con descripciones y sugerencias.

En cualquier caso, el principal mérito de Narla consiste en que contagia su pasión por el relato que está contando, de tal manera que cautiva desde el principio. Eso sí, tras la considerable extensión de "Assur", esta novela breve sabe a poco. ¡Se termina enseguida!

1 comentario:

  1. Cierto, te quedas con ganas de más. La leí en una tarde, sin parar de llorar, y también de reír. Una gran novela. A. C.

    ResponderEliminar